Sign up for the mailing list. You’ll be kept up-to-date on ABB news, events, and other issues that affect you.

Maritza

This Workers’ Memorial Week, One Family’s Experience Tells the Harrowing Story of Unsafe Workplace Conditions in This Country

This week marks Workers’ Memorial Week, a time to remember and honor those workers who have suffered or died on the job due to unsafe workplace conditions.

We are honoring workers like Maritza and her father, both of whom worked at the same factory in South Dakota packaging eggs. Just a few months ago, Maritza’s father had a heart attack while at work. Maritza wasn’t allowed to move from her post in the line to assist her father or to call an ambulance. Her father passed away on the factory floor.

Maritza’s own health was put in jeopardy during her pregnancy. As she recently shared with us when she called our hotline:

I am currently almost 30 weeks pregnant. I always feel dizzy and nauseated because of the long hours standing up in the line and because I do not have breaks to use the bathroom. Because we don’t have breaks, I try not to drink … I got a point every time I felt sick. They threatened to fire me because I had so many accumulated points. ”

Poultry and egg workers, in particular, face extremely hazardous conditions on the job and work in a climate of fear. The US Department of Labor found that poultry workers are injured five times more than other workers. The number of immigrant workers killed on the job reached a nearly 10-year high last year, with Latinx workers experiencing an 18% higher fatality rate than the national average.

Fortunately, Maritza called us a month ago and we were able to ensure she stayed healthy and on the job:

I was so scared that I searched on the Internet for an organization that could help me. Thanks to A Better Balance I was able to continue working. All my points got excused for having a pregnancy related disability. Thanks to the information and guidance that A Better Balance provided me with, now I get accommodated and when I get sick, I don’t get points.”

Stories like Maritza’s are all too common, a reality that is simply unacceptable. We will continue to fight for workplace laws—like paid family leave, paid sick time, and pregnancy accommodations—that support and protect workers until no worker has to fear for their health or safety on the job.

 

In Spanish

Esta semana de Conmemoración a Trabajadores, la experiencia de una familia Cuenta Una Desgarradora Historia sobre las Condiciones Laborales Inseguras En El Lugar De Trabajo en Este País

Esta es la semana de Conmemoración a Trabajadores, es un momento para recordar y honorar a aquellos trabajadores que han sufrido o fallecido en el trabajo debido a condiciones inseguras en el lugar de trabajo.

Estamos honrando a trabajadores como Maritza y su padre, quienes trabajaron en la misma fábrica en Dakota del Sur empacando huevos. Hace sólo unos meses, el padre de Maritza tuvo un ataque al corazón mientras trabajaba. A Maritza no se le permitió moverse de su puesto en la fila para ayudar a su padre o llamar a una ambulancia. Su padre falleció en el suelo de la fábrica.

La propia salud de Maritza estuvo en peligro durante su embarazo. Como recientemente compartió con nosotros cuando llamó a nuestra línea legal directa:

“Actualmente estoy embarazada de casi 30 semanas. Siempre me siento mareada y con náuseas debido a las largas horas de pie en la línea y porque no tengo descansos para usar el baño. Debido a que no tenemos descansos, trato de no beber … Me penalizan con un punto cada vez que me siento enferma. Me amenazaron con despedirme por tener tantos puntos acumulados. ”

Los trabajadores de aves de corral y huevos, en particular, se enfrentan a condiciones extremadamente peligrosas en el trabajo y trabajan en un atmósfera de miedo. El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos descubrió que los trabajadores de las aves de corral resultan heridos cinco veces más que los demás trabajadores. La cantidad de trabajadores inmigrantes muertos en el trabajo alcanzó un máximo en casi 10 años el año pasado, y los trabajadores Latinx experimentaron una tasa de mortalidad un 18% más alta que el promedio nacional.

Por suerte, Maritza nos llamó hace un mes y pudimos asegurarnos de que se mantuviera saludable y mantuviese su trabajo:

“Tenía tanto miedo que busqué en Internet una organización que pudiera ayudarme. Gracias a A Better Balance pude seguir trabajando. Todos mis puntos fueron excusados por tener una discapacidad relacionada con el embarazo. Gracias a la información y la orientación que A Better Balance me brindó, ahora me acomodan y cuando me enfermo no me dan puntos “.

Historias como las de Maritza son demasiado comunes, una realidad que es simplemente inaceptable. Continuaremos luchando por leyes en el lugar de trabajo, tales como licencia familiar pagada, tiempo de enfermedad pagado y ajustes para el embarazo, que apoyen y protejan a los trabajadores hasta que ningún trabajador tenga que temer por su salud o seguridad en el trabajo.